Tesis de grado – Como hacer una tesis de grado

como hacer una tesis de grado

¿Como hacer una tesis de grado?

La tesis de grado tiene que ser mas detallada que un articulo cientifico. Muchas personas a la hora de hacer una tesis de grado se pregunta justamente eso y en este articulo se intenta explicar.
Una vez que  sus amigos han leído las tres primeras páginas, los  únicos lectores que querrán continuar, serán las personas que  investigan seriamente en el área. Por ejemplo, un estudiante más joven  desea seguir su misma línea de investigación y está interesado en saber exactamente lo que usted ha experimentado. Pregúntese: ¿podrá
hacerlo con su tesis?
Ud. debe estar en condiciones de proveerle todo lo necesario: debe incluir bocetos, dibujos, diagramas y programas de computadora,
normalmente como apéndices. Una omisión muy frecuente e irritante, se encuentra en los programas de computación indocumentados e
incomentados, lo que lleva a una, casi imposible interpretación. ¡Ud. no debe caer en esta negligencia!
Seguramente alguna vez tuvo la oportunidad de leer las tesis de estudiantes anteriores en el laboratorio donde actualmente trabaja, así
que ya conoce de las ventajas de una tesis explícita, en contraposición con una inconsistente.

La referencias bibliográficas son el medio adecuado de documentar conceptos que no son propios, debe declarar donde está documentado ese resultado, en la literatura científica. Las excepciones son los descubrimientos de larga data, por ejemplo en física: las ecuaciones de dinámica no requieren ser referenciadas por una cita de Newton; el análisis de circuitos no requiere una referencia a Kirchoff.

La importancia de esta práctica en ciencia es que permite al lector verificar su posición inicial. Se sabe que la física (y muchas otras ciencias), es una ciencia vertical: los resultados se construyen apoyándose en anteriores resultados, los cuales, a su vez, fueron construidos sobre otros resultados.

Las buenas referencias, dejan que verifiquemos los fundamentos de sus aportaciones a la estructura de la disciplina, o por lo menos retraerlas a un nivel que juzgamos fiable. Las buenas referencias también les dicen a los lectores, cuáles partes de la tesis son descripciones de conocimientos previos y cuáles partes son sus contribuciones originales a ese conocimiento.
El texto de una tesis, escrita para un lector científico con poca familiaridad con la literatura en ese campo, debe quedar especialmente claro. Parecería tentador omitir una referencia, con la esperanza de que un lector pudiera pensar que una idea buena o un “pedazo bueno” del análisis es suyo.
¡Cuidado!,  le prevengo contra este acto deshonesto. Puede caer descuidadamente en el delito de plagio.

El lector pensará: ” ¡Qué idea tan buena, debo comprobar su originalidad! “. Se enterará de su verdadero origen, en la biblioteca, en la red o con sólo una
llamada telefónica.

Sin descartar la posibilidad de descubrir de pronto, un verdadero genio escritor de ciencia, que con su estilo personalísimo cautive el interés de acreditados lectores, más allá de lo
supuesto, es necesario afirmar, que un escrito científico debe expresarse siempre en voz activa, con el verbo en modo infinitivo . Una tesis es un escrito científico.
Esta afirmación cobra mayor verdad cuando los descubrimientos científicos son de tal magnitud (como los de Albert Einstein) que la persona del científico en si, pasa a segundo
plano en los escritos. Este debe despersonalizarse por completo, siempre que el escrito sirva para comunicar ciencia.

¡La ciencia debe ser escrita siempre en voz activa y en modo impersonal!. Es como si la misma ciencia se expresara a través de la Naturaleza como
autora. Imagínese por un momento ¿cómo escribiría la  Naturaleza? Ella nunca diría “Yo hice esto, ellos obtuvieron esto otro”: más bien diría “se debe
hacer esto, es correcto determinar aquello”.
Suele ocurrir un extraño fenómeno. Es nítidamente más notorio, cuando el descubrimiento científico es de una gran magnitud (Teoría de la Relatividad).
El escrito parece haber sido (o debería haber sido) redactado por la propia Naturaleza, como en un generoso acto de despojo de sus secretos muy bien guardados. La persona del investigador queda en segundo plano, el protagonismo en la escritura lo toma (o lo debe tomar) la propia Naturaleza; expresándose en el texto científico, en voz  activa e  impersonal (verbos en modo infinitivo).
Por esta razón, no se trata del rechazo de “un yo inmodesto”, por parte del científico al escribir en modo impersonal, sino más bien un simple acto de respeto por la ciencia.
Algunos escritores piensan, -tal vez equivocadamente- que si escriben en voz pasiva, deben ser más cuidadoso sobre la atribución. Por ejemplo, si escribe en voz pasiva “La muestra  fue preparada por itrio calentado. . .”, se puede dudar si era Ud. quien preparaba la muestra o si lo hacía la Compañía Itrio. “Preparé la muestra . . .” es más claro expresándolo en voz activa, fundamentarán…
No obstante y con el afán de dar por terminada la discusión, a todas luces es correcto expresar científicamente: “…preparar una muestra de itrio calentado…” que no da lugar a las incorrectas interpretaciones enunciadas, y por supuesto está escrito en voz activa, totalmente impersonal.


Creador de futuro

Share This Post

Related Articles

Leave a Reply

Powered by WordPress · Powered by SEO
Cerrar
Enviar por Correo